El blog

Bienvenido a este espacio.  Bienvenido o bienvenida,  porque el título no excluye a nadie. Y es más, nace con vocación de inclusión.

Tan sólo refleja una realidad, un punto de partida: el colapso.

¿Por qué “mujeres colapsadas”? Porque cada día veo sus caras en el metro, en el médico, en la biblioteca, en la panadería, en el trabajo, en la tienda de ropa, en el colegio de los niños, ¡y hasta en el pub o la disco! Y cómo no, también veo la mía cada vez que me asomo al espejo.
Porque muchas mujeres llevamos pintada en la cara y en el cuerpo la expresión del colapso. Últimamente la veo hasta en las  más jóvenes. ¿Qué cúal es ésa? Mírate en el espejo atentamente.
Fuera maquillajes y disfraces.
Cuerpos y rostros cansados, intentando disimular el esfuerzo y mostrar buena cara, tensándose para poder seguir el ritmo diario, cuerpos que se aprietan para sostenerse en pie, movimietos acelerados, rápidos, mecánicos, ojos que parecen suplicar parar, detenerse. Y el miedo al parar… ¿notas el cansancio acumulado?
Estamos colapsadas. No hay la menor duda. Algunos días más, otros menos. Pero colapsadas.
Nos estamos pidiendo demasiado. Nos exigimos ser profesionales, amas de casa, madres, parejas, mujeres polifacéticas … Nos pedimos hacerlo todo y hacerlo bien. Y eso nos deja inmersas en el continuo distrés cotidiano que caracteriza cada vez más a buena parte de las mujeres de la sociedad occidental.
¿Distrés? Sí, es el estado psicofisiológico que se produce cuando las demandas del entorno psicosocial resultan excesivas, intensas y prolongadas, no respetando límites de tiempo y espacio vital. ¿Qué precio pagamos las mujeres? Todo un rosario de síntomas que seguro se te hacen familiares:  agotamiento físico y mental, contracturas musculares, mareos, ansiedad, tristeza, irritabilidad,…
Las mujeres nos olvidamos cada vez con más frecuencia de nosotras mismas. Si nos prestamos atención es para cuidarnos y prepararnos para el exterior, para dar siempre la mejor respuesta posible. Estamos acostumbradas a luchar, batallar, a esforzarnos sin tregua, a que nos pongan las cosas difíciles.
¿Qué pasa con nuestros gustos, deseos, necesidades reales? Conocemos los que nos imponen los medios (revistas, tv, publicidad) y el mundo tradicionalmente masculino. Resulta difícil por no decir imposible sustraerse a ellos. ¿Conocemos realmente los nuestros? ¿Son coincidentes?
¿Qué pasa con nuestros espacios de merecido descanso?
¿Qué soporte tenemos las mujeres? ¿Quién se ocupa de nosotras?  ¿Dónde nos podemos reunir? ¿Dónde están esos espacios para compartir?
Creo que  nos merecemos este blog. Merecemos un espacio en el que se pueda hablar libremente del colapso que sentimos y en el que nos hallamos inmersas. Hablar sin tapujos de lo que verdaderamente sentimos, pensamos y nos pasa. Lejos de mensajes sociales, de manuales para la vida de la mujer moderna, lejos de lo “políticamente correcto”. Lejos de tiranías estéticas, feministas, profesionales… lejos de lo que se espera de nosotras. Por una vez démosnos un espacio para estar lejos de todo y cerca de nosotras mismas.
Me gustaría que este fuera un espacio para compartir, para expresarnos, para cuestionar lo culturalmente establecido, para apoyarnos, para aprender, para divertirnos, para encontrar nuevas formas y nuevas miradas acerca de nuestra realidad y acerca de lo que supone ser mujer en esta sociedad. Un espacio para indagar, para explorar juntas hasta encontrar mejores roles, mejores y más satisfactorias formas de hacer. Un espacio donde deponer la lucha por un ratito, un lugar donde descansar y recuperar fuerzas.

En el título lanzo una pregunta: Mujeres colapsadas, ¿De siempre? En el deseo que la respuesta sea NO, un NO rotundo. Y que este blog se constituya en un recurso más para transitar del colapso a la plenitud.

La vida es una oportunidad única y estoy segura de que juntos podemos encontrar mejores formas de vivirla.

“No dudes jamás de la capacidad de tan sólo un grupo de ciudadanos conscientes y comprometidos para cambiar el mundo.De hecho, siempre ha sido así”.

Margaret Mead (antropóloga)

Os dejo con un vídeo que, aunque forma parte de una campaña institucional, puede resultar inspirador…


CONTACTA:   info@mujerescolapsadas.com



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s