Una mirada luminosa: Validation

Una de las armas más potentes con las que contamos los  seres humanos es el lenguaje, la palabra. La palabra es poderosa, la palabra crea realidad. Pero la palabra no sale de la nada, es reflejo de nuestra mirada.

¿A qué prestamos atención? Si la vida transcurre en una incesante sucesión de instantes y si en cada instante ocurren infinidad de cosas simultáneas ¿Qué  hace nuestro cerebro? Selecciona. Nos fijamos en algunos aspectos de las personas y obviamos otros. De esta inevitable elección -la mayor parte de las ocasiones inconsciente- depende nuestra vida y la de los demás.


Hoy desde Mujeres colapsadas lanzo una cuestión:

¿Te has preguntado alguna vez qué tipo de mirada sueles lanzar a los demás? Todos tenemos aspectos luminosos y oscuros, pero eso no quiere decir que necesariamente los veamos. Puede que hoy aparezcas ojerosa y cansada y alguien te haga notar la mala cara que haces. Pero también puede que tengas suerte y te topes con alguien que, además de eso, se fije en que hoy a pesar de tu cansancio dedicaste un tiempo a recogerte el pelo y tu sonrisa luce más.

Rescatar el lado luminoso de las personas es un magnífico ejercicio. Uno de los aspectos que más me apasionan de mi trabajo como coach es ése. La mirada transforma nuestra vida. No se trata de magia, se trata de contribuir a potenciar los aspectos más saludables de todos los seres humanos. No se trata de halagar, de apelar a su ego, se trata de observar bien, de ampliar nuestra mirada a la totalidad de la persona y rescatar sus valores positivos, de detectar aquellas razones por las que es digna de amor y admiración y decírselo.

Esa forma de mirar supone un compromiso con la vida. Cada vez que traemos ese tipo de mirada, cada vez que ponemos palabras a eso tan bello que hemos sido capaces de apreciar en una persona, se produce una doble transformación, la del que mira y la del que es mirado. La del que habla y la del que escucha.

Te animo a visualizar el cortometraje “Validation” (2007) de Kurt Kuenne, es realmente inspirador. El protagonista valida los tickets del parking… y algo  más.

¿Validas suficientemente a los demás? Hoy es un magnífico día para empezar a practicar una mirada más luminosa.

¡Que lo disfrutes!

Post relacionados:

Amar en el dolor

El humor, una potente forma de conectar con la vida

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en afectos, cine, Psicologia-coaching. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s