Ana María Matute: “La literatura es el sentido mágico de la vida”

Acaban de conceder el Premio Cervantes 2010 a una gran dama de las letras españolas, Ana María Matute. La escritora, que siempre se definió a sí misma como una “contadora de historias”, nos lanza una invitación constante a cruzar el espejo de la Alicia de Carroll: «uno de los cuentos más mágicos de la historia de la literatura, quizá el que ofrece un mito más maravilloso y espontáneo: el deseo de conocer otro mundo, de ingresar en el reino de la fantasía a través, precisamente, de nosotros mismos».

Nacida en 1925 en el seno de una acomodada familia catalana, su infancia se tiñó del dolor de la guerra civil española. Quizá por ello los sentimientos de enajenación, incomunicación, hipocresia, incomprensión y malicia aparecen con frecuencia en la mirada de los adolescentes protagonistas de sus historias.

Ana María es una lectora empedernida que devora y escribe libros “desde siempre” (su primer cuento lo escribió e ilustró a los 5 años). Desde su primera novela escrita a los 17 años “Pequeño teatro” hasta su última  novela  “Paraíso inhabitado” (2008) la escritora nos ha regalado cerca de 40 títulos entre novelas y cuentos.

De su obra cabe destacar “Olvidado rey Gudú” publicada en 1996 con gran éxito de público y en la que trabajó varias décadas. La novela -acabada tras una larga depresión gracias a la insistencia de su editora Carme Balcells- es para ella “ese libro que quieres escribir desde pequeño”, “ese libro que reúne dentro de él todas mis obsesiones, todos mis fantasmas privados y particulares” (…) es muy mío”.

A nivel personal, Ana María reconoce algunos duros momentos vitales que la marcaron como mujer como cuando decidió separarse de su primer marido en 1963. La desigualdad legal en la que nos hallábamos sumergidas las mujeres en España hizo que se viera privada del derecho a ver a su hijo de nueve años. “Me quitaron a mi niño y entonces aprendí a odiar”. Tres años más tarde Ana María -tras una tenaz lucha- conseguía recuperar a su hijo: “Del sufrimiento se aprende si sobrevives”.

Han pasado muchos años y hoy  nos encontramos ante una dama con una larga vida a sus espaldas que al reflexionar acerca del paso del tiempo nos dice: “Yo soy vieja porque mi piel está más arrugada, ahora sé más cosas, tengo más experiencia y posiblemente tenga más bagaje cultural. Pero mis sentimientos, mis ilusiones, mis ganas de vivir, e incluso mi inocencia son los mismo que cuando tenía 20 años. Iguales”. Quizá Ana María haya encontrado el secreto de uno de los mejores remedios antiaging para el ser humano (junto a los recomendados por expertos como Victoria Baras entrevistada hoy en el espacio La contra)

Y os añado una curiosidad:  Respecto a las críticas acerca de la regulación del lenguaje castellano y su posible “machismo”,  Matute -como miembro de la Real Academia Española de la Lengua- nos dice: “”La Academia no da cabida a mujeres, ni a hombres ni a nada… La Academia es un reflejo de la sociedad, nada más. (…) Si la sociedad es machista, la lengua es machista“.

Ana María Matute, una mujer vital que ha hecho de la literatura su sentido de vida (“me lo pide el cuerpo”) y que a sus 85 años nos lanza un mensaje:

«Todavía me asombro y todavía me ilusiono».

Enlaces de interés:

http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/matute/

Entrevista “El  mundo”


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Libros para compartir y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s