Las mujeres vuelven a hacer punto

copionmc

El libro de Kate Jacobs, comentado en el último post y escrito ya hace tres años, nos situaba en una nueva tendencia social que se está convirtiendo en moda.

Las mujeres vuelven a hacer punto

Efectivamente, me informé, leí varios artículos… y comprobé que sí, que las mujeres jóvenes  norteamericanas recuperaban esa tradición y propagaban a los cuatro vientos su nueva afición. Mujeres como Catherine Zeta-Jones o las protagonistas de la famosa serie “Mujeres desesperadas” se mostraban en público practicándolo y hablando de los beneficios que su nueva afición les reportaba.

He de confesar que la primera vez que tuve noticia de este hecho sentí estupor. Me vino inmediatamente a la cabeza la imagen de mi madre, pero sobretodo la de mi abuela tejiendo en su casa, “descansando”, como le gustaba decir.

¿Descansando? Yo la veía trabajar muy concentrada  con las agujas y los hilos creando colchas, jerseys, chaquetas o rebecas, casi siempre para algún familiar y en rarísimas ocasiones para ella.

Me gustaba que hiciera punto… me gustaba observar su expresión cuando tejía, me gustaba ver la ilusión con la que escogía las lanas, los colores, las formas… me fascinaba la pasión que desplegaba en su tarea, el fervor con el que se entregaba a la tarea de crear y el placer con el que regalaba sus creaciones. Bellas y únicas. Sí, realmente,  “hacer punto” la hacía feliz.

Su “descansando” quería decir “estoy dedicando un tiempo para mí, realizando una actividad con la que puedo expresarme y crear”.

También, como en el libro de Kate Jacobs, su afición nos suponía esporádicas y, en ocasiones, hasta furtivas visitas a la tienda de lanas. Todo un universo. Una pequeña tienda del barrio abarrotada de mujeres comprando y tejiendo mientras compartían conocimientos y en ocasiones confidencias. Estaba claro que aquellas mujeres compartían mucho más que una afición. Cada vez que podía mi abuela se las apañaba para recogerme del colegio y  pasarnos “un momentito” por la tienda…

Ahora bien… el tema tenía un “pero”. La mirada que otras personas hacían de su pasión, mayoritariamente miradas masculinas. Se percibía cierto “desdén” hacia su tarea y disconformidad con el tiempo que dedicaba a ella. La frase “ya está la abuela haciendo punto” o “ya se está entreteniendo la abuela en la tienda” pronunciada con fastidio, insistencia y desaprobación…


Y es cierto, en Mujeres colapsadas tenemos muy presente que nuestra historia reciente asignó un determinado rol social a la mujer, bien delimitado y circunscrito. La mujer se dedicaba a “sus labores”. Y el hacer punto… se consideraba una “labor” más .

¿Quizá sea ése uno de los motivos por los que las mujeres más jóvenes dejamos de practicarlo?

Ahora, algo más libres de encorsetamientos sociales, el panorama  se amplía para todos y como bien nos cuenta la matemática Ingrid Daubechies en el espacio de La contra de hoy, “Soy yo la que ayudo a mi marido a leer los mapas”.

¿Sabes que cada vez hay más hombres que tienen como afición tejer?


Volviendo a mi abuela y a todas las mujeres de su generación, otra pregunta me ronda en la cabeza…

En otro contexto social, ¿Se hubiera dedicado mi abuela a otra tarea artística? Es posible, o quizá no, y hubiera escogido libremente el punto como miles de mujeres lo hacen ya hoy en día.

Admirando las obras que son capaces de crear estas mujeres (y algunos hombres, aunque todavía son tremenda minoría) yo diría que “hacer punto” o “crear obras de punto” casi puede considerarse un arte. Un oficio que requiere técnica y mucha práctica para lograr destreza y en el que puede llegar a desplegarse una inmensa creatividad.


Os dejo con algunos blogs de “mujeres tejedoras”… aunque podéis encontrar muchísimos otros dedicados a todo tipo de “labores”, es decir, artistas que crean obras únicas y maravillosas utilizando técnicas como “el punto de cruz”, “el ganchillo” o “el macramé”, que pueden admirarse y comprarse en tiendas virtuales como ETSY.

Blogs “mujeres tejedoras”

Vivo en un saco, creadora de las piezas reflejadas en el blog.

www.barcelonaypunto.com

www.guiaparatejerbien.com

Mi guarida

Punto enano

www.tejiendoadosagujas.blogspot.com

Y si vives en Madrid te invito a que conozcas “Las quedadas de la tertulia del punto”, quizá te animes a participar.


Eso sí,  no olvides que si quieres aprender tienes a tu disposición cantidades ingentes de vídeos y tutoriales sobre cómo hacer punto en Youtube.

Recuerda: Hacer punto puede ser una afición y un negocio.

¿Quieres saber más sobre el tema?

 

 

Comparte en Facebook



Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Actualidad, Imagen-Belleza, Mujer, ocio, Sociedad, Trabajo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las mujeres vuelven a hacer punto

  1. Ana Cristina dijo:

    Cuando iba al instituto, hace treinta años, una vez, en plena clase de matemáticas, una chica muy anarca ella,
    contestó a la pregunta del profesor sobre lo que había estado haciendo durante el fin de semana (en lugar de estudiar, quería decir) y le dijo que había estado haciendo punto, a lo que él le respondió estupefacto que pensaba que esa actividad era cosa del pasado, de abuelas y amas de casa tradicionales. Entonces salté yo diciendo que era una actividad muy creativa, y que su respuesta me parecía discriminatoria. ¡Flipó! yo era una chica que no hacía ruido ninguno en clase, discreta, tímida, y alucinó con mi respuesta; nunca más habrá emitido una opición tan prejuiciosa sobre esa labor ¿te acuerdas Bernardo, jajajjaja? yo lo he tenido claro desde siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s