¿Tenemos claro qué es el abuso?

Seas hombre, mujer o niño, sea cual sea tu situación ten siempre presente que:

Tienes derecho a detener la situación de abuso, a denunciarla, a un servicio de ayuda. (Teléfono para niños:   900.20.10.10 y para hombres: 091). Tienes derecho a ser tratado/a con respeto, a ser escuchado/a, a tener privacidad y espacios propios, a decidir libremente, a tener una identidad propia.

Ayer una de las noticias nacionales destacadas fue el abuso sexual al que supuestamente unos funcionarios de prisiones habían sometido a algunas reclusas. Hoy he leído la entrevista que La Contra realiza a Isabel Aubry (AIVI) donde nos narra su terrible experiencia como víctima del incesto. Los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes han ocupado páginas de los diarios. Hace unos meses, la protagonista de la película Precious nos estremeció con su historia.

Parece que el abuso constituye hoy en día una asignatura pendiente en nuestra sociedad. Su concepción, tratamiento, consideración legal y social aún presenta lagunas y levanta ampollas. Temas como el abuso de menores o el maltrato son permanentemente cuestionados.

El abuso puede sufrirlo cualquier ser humano. Mientras perdura la víctima experimenta duros sentimientos de rabia, impotencia, dolor, indignación, injusticia y culpa pero eso no es lo peor. Una vez ha cesado, las cicatrices físicas y emocionales suelen marcar toda una vida y pueden llevar a la destrucción de la víctima.

En Mujeres colapsadas sabemos que uno de los colectivos más afectados, junto con el infantil, es el de las mujeres. Si hay algo que muchas mujeres adultas vivimos como especialmente vergonzoso, denigrante y humillante es el abuso. Sea del tipo que sea.

¿Por qué?

Porque se nos educa para ser comprensivas, para respetar la autoridad familiar, para ser tolerantes, para aguantar, para centrar nuestra identidad en el rol de ser buena madre, hija y esposa o compañera, para ser estoicas y heroicas cuidadoras. Algunas mujeres llegan a creer que si son abusadas es porque no son suficientemente buenas en esos roles, y se esfuerzan por mejorar. No comprenden que el problema lo tiene el abusador/a.

Eso nos lleva a justificar con frecuencia al abusador: Consume alcohol o drogas, está estresado, nervioso, tiene problemas psicológicos,  se  arrepiente y pide perdón, nos quiere, nos necesita…


Y a ocultar o incluso negar los hechos por miedo, ignorancia, sentimientos de culpa (algo malo he hecho para merecerlo), inadecuación, aislamiento, … Y por el temor a la reacción y/o represalia social cuando estos hechos se hagan públicos.

Pero ¿Sabemos bien qué es abusar?

Según el Diccionario es “Usar mal, excesiva, injusta, impropia o indebidamente de algo o de alguien” y “Hacer objeto de trato deshonesto a una persona de menor experiencia, fuerza o poder”.

Desde Mujeres colapsadas queremos destacar que un abuso puede ser puntual (no es necesario mantenerlo en el tiempo para considerarlo como tal) , gradual, continuado, esporádico, manifiesto o sutil.

¿Sabemos distinguir cuándo estamos viviendo una relación abusiva?

Si vives o has vivido alguna situación en la que han estado presentes:

Abuso emocional (Ira, humillación, amenazas, indiferencia, intimidación, control, acoso, poder). Si tienes que pedir permiso para salir, para hacer algo, si te siguen, te vigilan, si te descalifican, te ridiculizan, te denigran (en público o privado), si no te atienden emocionalmente (te cuidan, escuchan, no te dedican tiempo ni atención), si te mienten o engañan abusando de tu confianza, si te aíslan del resto de personas de tu entorno. ­

Abuso físico (Uso de partes del cuerpo o armas para lesionar, amenazar, castigar, dominar, contener). Patadas, golpes, empujones, manotazos… contra ti o contra tus pertenencias (libros, platos, ropa…)

Abuso sexual (Forzar a cometer actos sexuales)

Abuso verbal (Gritos, insultos, descalificaciones).

¿Cuántos tipos de abuso hay?

Tantos como personas y situaciones, pero destacamos cuatro:

De autoridad: El que comete un superior que se excede en el ejercicio de sus atribuciones con perjuicio de un inferior.

De confianza: Infidelidad consistente en burlar o perjudicar a alguien que, por inexperiencia, afecto, bondad o descuido, le ha dado crédito.

De superioridad: Circunstancia agravante determinada por aprovechar en la comisión del delito la notable desproporción de fuerza o número entre delincuentes y víctimas.

Sexual: Delito consistente en la realización de actos atentatorios contra la libertad sexual de una persona sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento.

Reacción social: Suele ser de incredulidad inicial y a menudo se observa una tendencia a culpar a la víctima del abuso.

Desde Mujeres colapsadas te hacemos una petición: ANTE LA DUDA LLAMA, INFÓRMATE Y CONSULTA: Es gratuito, es confidencial. No sólo se trata de denunciar, se trata de que te escuchen, te informen, te resuelvan dudas… la decisión de actuar o no siempre será tuya.

Si sufres algún tipo de abuso,

¿Qué crees que te podría ser de ayuda?

Envíanos tus comentarios.

Películas: Precious

Artículos prensa:

ENTREVISTA: EMILCE DIO BLEICHMAR Directora de Elipsis, de la Universidad Pontificia de Comillas 

Libros:

“Mujeres que aman demasiado” de Robin Norwood

“La primera vez tenía seis años…” de Isabel Aubry

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, afectos, Educación, Familia, Los sentidos del amor, Mujer, Sociedad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Tenemos claro qué es el abuso?

  1. sinbalas dijo:

    Hola Lin, encantado de conocerte , te felicito, interesante tema, muy bien desarrollado este artículo, pero lamentablemente este tema requiere de más de un comentario o carerta.
    Fuera de las definiciones muy bien descritas, me parece de importancia opinar al respecto, yo como defensor a los derechos del niño y la mujer.
    Creo que el abuso es el maldito poder de uno sobre otro del más fuerte sobre el más debil asignémolos al carácter o personalidad y a la posición laboral del empleador sobre el emplado.
    Pero el abuso que hay que erradicar es del hombre hacia la mujer y del mayor al menor.
    Quiero felicitar a Lin que saque estos temas a la palestra a la realidad actual, haber si hoy la población que está más educada pueda compartir la batalla de estas injusticias sociales, sin nada más que decir un voto positivo para para Lin con este artículo que fuera de interesante debe mantenerse en la linea de partida , saludos,…sinBalas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s