Princesas vestidas de rosa y hombres desconcertados, ¿Es lo que queremos para el siglo XXI?

Hoy  leemos en La Vanguardia digital una entrevista a la escritora Isabel Clara Simó, con motivo de la publicación de su libro “Hombres”,  que queremos compartir con vosotras.

El contenido de la entrevista pone de manifiesto la mirada atenta y lúcida de la escritora sobre la realidad actual y las consideraciones acerca de la diferencia de géneros. Clara Simó incide en algunas cuestiones polémicas, que crujen frente al discurso social considerado “políticamente correcto” de los últimos años, pero que nos han parecido totalmente acertadas.

Es cierto que en los últimos años algo está cambiando. Y no estamos seguras que sea en favor de la igualdad entre mujeres y hombres y viceversa. Quizá los discursos y reivindicaciones feministas iniciales, que tanta razón tenían, con los años están siendo tergiversados y desvirtuados.

Las mujeres actuales, las que rondamos los cuarenta o menos,  somos tremendamente afortunadas. Disfrutamos de leyes que protegen nuestros derechos y que no nos diferencian de los hombres por cuestión de género. Eso, que ahora nos parece normal, no existía para nuestras madres y eso se lo debemos a ellas. No es mérito nuestro.

Sin embargo, últimamente me pregunto con más frecuencia si años y años de lucha de la mujer por la consecución de sus derechos más básicos están a punto de perderse. Sí, sí…perderse.  Las mujeres de menos de cuarenta nos hemos subido al carro del trabajo realizado por nuestras madres. Encontramos un mundo en el que legalmente nuestros derechos ya estaban asegurados. Pero, ¿qué hemos aportado nosotras?


Creo que a nosotras nos tocaba disfrutar de esos derechos legales, perfeccionarlos y asumir la responsabilidad de realizar el cambio social consecuente. El cambio efectivo de roles.

Pero, ¿qué nos ha pasado? A veces pienso que hemos estado distraídas. Que quizá hemos seguido repitiendo el discurso ya ganado y hemos querido jugar a ser más que los hombres, a ser la figura de los años noventa, la “superwoman” hasta llegar a la extenuación y el desencanto.

Desde “Mujeres colapsadas” abogamos por una igualdad real. Porque  las nuevas generaciones seamos dignas sucesoras del trabajo realizado por nuestras madres, abuelas y bisabuelas. Pero, por encima de todo, que seamos consecuentes y responsables con la herencia recibida y que continuemos el trabajo. Que asumamos la parte del trabajo que nos toca, con coraje, decisión y congruencia. Sin quejas.

Si queremos la igualdad, hagámosla. Abandonemos discursos victimistas y también la prepotencia. ¿Por qué queremos hacer de hombre y de mujer? ¡Menudo negocio! ¿Qué los hombres no saben hacer algunas tareas? Cierto, por eso les exigimos que aprendan a planchar, fregar, hacer la compra y cuidar a los niños. Ahora bien… ¿No será que no saben hacerlo porque sus madres no les enseñaron a ejecutarlas y no les hicieron responsabilizarse de ellas? Cierto también, pero… ¿Acaso la mayor parte de nosotras sabe arreglar enchufes, hacer alargues, taladrar o hacer tareas de bricolaje en casa? No, en muchos casos no.

Pues bien, parece ser que esa es la tarea. Nuestra generación demuestra que todavía no tenemos recursos prácticos suficientes como para ser iguales, ni hombres ni mujeres. Una de las tareas básicas por lo tanto, será el aprendizaje de ambos.

Nuestra propuesta y nuestra apuesta: Eduquemos a nuestros hijos varones y hembras en la igualdad real. Enseñémosles lo mismo. Enseñémosles a ser personas. A valerse por sí mismos, a tener recursos, sin importar su género. Pero empecemos por nosotras mismas, porque si yo no sé, tampoco sabré enseñar a mis hijos a hacerlo, o ocupémosnos de que reciban el aprendizaje de otras personas.

A continuación os transcribo algunas de las declaraciones de la escritora que nos han resonado en ese sentido, referidas a la igualdad, el feminismo y las nuevas tendencias.

Igualdad: “…Un hombre que se lamenta de que todo el discurso oficial es a favor de las mujeres, de que ellas son las víctimas. Pero, luego, ellos no se pueden liberar de ciertas cargas como, por ejemplo, transportar las maletas durante un viaje, mirar el motor del coche si se avería o matar a los escarabajos. ¿Por qué lo tiene que hacer él y no ella si son tan iguales? Es el abuso de las mujeres como consecuencia de un falso igualitarismo”.

Feminismo: “Yo quiero ser mujer, mujer, y que los hombres sean hombres; no quiero tener pelo de barba ni quiero dejar de parir criaturas, es decir, mi feminismo lo que quiere es la igualdad en derecho, en recursos y derechos civiles”.

Las nuevas tendencias: Clara Simó cree que se está produciendo un cambio de valores respecto a los años 70. En pleno siglo XXI Las niñas de hoy en día sólo quieren ir vestidas de princesas, sólo les gustan las cosas que tienen brillos y adoran el color rosa. Por otro lado, los vendedores de vestidos de novia aseguran que nunca en la vida se habían vendido trajes tan caros y que nunca habían sentido tantas veces decir “es que es el día más importante de mi vida”, una frase que en mi generación no la había escuchado nunca. Educamos a nuestros hijos en juegos no sexistas, ahora los juguetes vuelven a ser sexistas”.

Los hombres están absolutamente desconcertados. Después de un siglo explicándoles que somos iguales, que tenemos los mismos derechos, que no nos pueden pegar ni recluirnos en casa, que no tienen derecho a cobrar un salario superior, después de tanto discurso público, ahora ven a las mujeres en actitudes regresivas, y piensan ¿qué queréis, pues?”

Si quieres escuchar una entrevista con Isabel Clara Simó sobre su obra “Hombres” puedes hacerlo aquí.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Educación, Libros para compartir y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s